Tuesday, May 03, 2005

El olor entre las piernas cap. 12 el cobito rebelde

El olor entre las piernas
Cap. 12
Peregrinación a las botánicas de la Calle Malén en los pisos medios de la Resi/ el cobito maleducado/ la mala suerte citadina/

Sucede que ayer estaba buscando mi certificado médico a Concra, que lleva allí desde hace dos semanas. A mitad de camino me doy cuenta de que no puedo ir, porque no tengo dinero en la ATH y me van a pedir $5 de retroactivo. Así que viré y me fui a casa de un amigo. Hoy, a la hora del almuerzo me doy cuenta que mi ATH tiene $13. saco 10. en vez de guardar $5 para el certificado médico, me voy a comer a los chinos un buen plato de arroz blanco con pepper steak y pollo agridulce, más un pedazo de cheesecake de Zaragoza (que nadie me pregunte el porqué del nombre del postre, porque no sabía que en Zaragoza hacían cheesecakes, así, con todo y anglicismo). Me salió todo en $9.25. Cuando termino de atosigarme la comida, porque nada más me quedan 15 minutos de almuerzo, me acuerdo de que tenía que guardar los consabidos $5. Entonces, como pasa siempre que este tipo de situaciones me ocurre, el shock de mi tremenda estupidez me da una buena bofetada cruzada doble en la cara, hasta que los nervios se me inflan y me laten pillados. ¡PERO QUE ESTUPIDO FUI! Debe ser la mala suerte citadina. O tal vez el gajito de la vida jugándome una mala pasada por haber insultado a la vieja de esta mañana.

Sucede que esta mañana, justo antes de cruzar la calle caminando hacia Santillana, una viejita me pide, no, me ORDENA, que la ayude a cruzar la calle. Como soy un irreverente de mierda, le digo que lo haga ella misma. Dejo a la señora hablando improperios, y botando espumarajos por la boca con sus crujires bíblicos de dientes, insultando a mi generación y la que me parió. Debo admitir que sentí algo de culpa, por lo cual dediqué los próximos 5 minutos a matar el sentimiento de culpa. ¿Por qué no pudo pedírmelo como un favor? ¿Por qué los viejos se creen que son superiores a nosotros? ¿Qué pasa que nadie nos respeta por ser jóvenes? Si el mundo está como está, es culpa de los viejos, que nos lo entregaron así, jodido como está en bandeja de plata. Muchos de ellos no hicieron nada para evitar las alzas en la matrícula de la IUPI, cuando les tocó hacerlo (los $30 por crédito se los debemos a unos pocos nada más), ni hicieron nada para evitar las guerras de Vietnam y Corea. Se lo dejaron todo en las manos a Dios. Y luego pretenden que los ayudemos a cruzar las calles, sin tan siquiera decir por favor… Sentí mucho orgullo. Mucho.

Sucede que he decidido ir a una botánica. Como la que hay en el piso medio del 5.5 de Torre del Norte. Me he transportado al cuento-novela de la amiga mía Rosalina Martínez, “Los invisibles”. Sucede que entre ciertos pisos, cuando se va por las escaleras, a veces uno llega a pisos llenos de niebla y olor a curry. Entonces, se te aparece gente que en la puta vida de uno, uno había visto. Y lo ves y son fantasmas de suicidas en exámenes finales, y gente que nunca llegó a graduarse porque extendieran algún semestre por culpa de alguna huelga, lo cual dicho y redicho, nunca ha sucedido. Los ves, y no son los pelos de la parte trasera del cuello los que se paran, sino los pelos de las pestañas, porque no puedes creer lo que ves. En uno de esos pisos, a los que se llega sólo durmiendo, allí, está la Calle Malén, en donde compré la katana que aparece en mi cuento “Freaky Bloody Katana”. Lo que pasa es que cambia de piso cada semana. Pero allí hay una botánica muy famosa donde una mujer rubia de ojos duros y cabellos oxigenados te venderá una pócima para apaciguar los vellos púbicos de la mala suerte. Que debo ir en estos días. Punto y aparte. A ver si se me quita la mala suerte citadina y el olor entre las piernas. Pero debo tener cuidado. No vaya a ser que me chupe un piso medio, y jamás me gradúe, no gracias a una huelga.

2 comments:

TwennyTwo said...

Whoa.

To the cutie with the irish accent. You have me seriously tripped out. I like your irreverence even as I revile it. Hmm.

Todavia no he llegado al porque de llamar las entradas el olor entre las piernas... ni quiero saber...

suerte con eso de graduarse/salirse de la yUPi. Ya me chave', queria entrar a unos cursos de verano para cumplir con licensia del DeptEduc, encontre que ahora no hay cursos de verano. Que bueno.

cuidate mucho, espero verte p'aca unas y otras veces

la negra de la parada

TwennyTwo said...

Your english is still hilariously cute. No, really, it's just a novelty for me to hear English-english coming from a Puerto-Rican mouth. Somehow you sound like you look, but you don't sound like you should.

Ech, that really was meant as a complement.

put in a good word for me with your mate, willya?

la negra de la parada