Friday, October 06, 2006

El Olor entre las piernas, cap. 80 La molestia literaria

El olor entre las piernas, cap. 80 La molestia literaria

Esta columna va dedicada a los ganadores de ambos certámenes de El Nuevo Día: Karen Méndez Sevilla, amiga del alma, Luis Othoniel Rosa, a quien estimo muchísimo desde el Taller de Mayra y "Cuentos de Oficio", y a mi querida amiga Jocelyn Pimentel. Si alguien tenía que ganar ambos certámenes, eran ellos tres. Mis más cándidas felicitaciones.

Pero tengo una molestia encima. Tiene que ver con el certamen de poesía. Y me encantaría que Carmen Dolores Hernández leyera esto. Entiendo que en este certamen comenzaron el camino de la redención, luego de declarar ganadores a Javier Ávila (dos veces, la segunda vez se justifica mucho mejor que la primera) y a Juan Carlos Rodríguez. Entiendo que la propuesta de Jocelyn Pimentel no solamente es fresca y original, pero en ella permea también una dulzura que entiendo se debe reconocer. Después de todo, la poesía, y el arte en general, sólo tienen que lograr la belleza, sin importar si tal es una belleza oscura, torturada, o por el contrario, inocente y dulce. Me gusta que por fin esta vertiente se esté reconociendo como poesía propiamente.

Sin embargo, mi queja tiene que ver precisamente con los pasados certámenes y cómo todavía en este certamen no se ve un cambio real en las opciones ganadoras. Case in point, y sin titubeos de falsa modestia, mi poemario "Sistema de Nomenclatura Binomial". Quiero que esto quede sobre la mesa, bien claro, no me molesta perder ante tan buena poeta como Jocelyn, no porque sea mi amiga, sino porque tengo el placer de decir que le he seguido la trayectoria a través de su blog "Comentario" y he visto su evolución, además de haber sido también partícipe de su proceso creativo. Pero me molesta no haber recibido la mención honorífica que tanto deseaba.

Me explico. Yo sabía ya de plano que mi poemario no ganaría, por concepto de publicabilidad, y para ello, proveeré un nuevo blog, para que sean ustedes los lectores, jueces de lo que digo. Sin embargo, tenía la certeza de que me llevaría una mención honorífica que simplemente reconociera una labor bien hecha. Porque mi poemario, modestia aparte, es una propuesta muy nueva y muy original, que apostaría a que a nadie se le ha ocurrido como idea-primer-motor para un libro. En él, no sólo jugué con el significada y origen de las palabras, mas el poemario mismo es una vuelta a la mirada naturalista de los "descubridores/colonizadores/expansionistas" de América. El poemario es el resultado de una mezcla entre el afán naturalista de clasificar las cosas (en este caso, la poesía misma) para conservar un récord de la existencia de las mismas, con un gran sentimiento de eliminación del "YO" para ensalzar el "NOSOTROS", algo muy zen y muy budista. Y hasta queer.

No hablo más. juzguen ustedes mismos. http://sistemabinomial.blogspot.com

Felices lecturas!

2 comments:

Abdiel Echevarría said...

Es tarde, pero leeré tu poemario, nada me provocaría mayor placer. sólo quiero comentar algunos puntos. Aunque Jocelyn permea como una poeta dominadora de las fuaces del lenguaje, su propuesta es un ensamblaje propio para ganar el certamen, desde Comentario he visto igual otros de sus trabajos, que se parecen a los que envió al Olga Nolla, pero resultan en muchos casos más honestos que varios de los que figuran el la cartografía. Claro está, esto en sacrificio de la forma y estructura de libro. El poemario se luce y brilla en la sección de Mapas que es donde surgue la voz única y más honesta de Jocelyn, esa parte sin duda alguna muestra la inmersión a la madurez lírica. Por otra parte, su propuesta innova porque establece diálogos y vículos con el lector, podríamos llamarla una poesía de la levedad, reflexiona en sí misma y no jamaquea, no es su intensión según lo veo, es un viaje, la propuesta de incio para quien lee. Por ello, la metáfora del Mapa y la cartografía. La belleza de lo oscuro, no la veo tan demarcada aunque es sin duda uno de los recursos de los que se vale el discurso. Si de oscuridad hablamos no hay mejor ejemplo que la Simetría del tiempo los ecos resagados del barroco de Javier Avila son sumamente evidentes en ese libro, éste no es el caso de Jocelyn. Sobre la "entronización de yo" es ineludible en la poesía porque no es su función representar, desde su concepción genérica, si no más bien reflexionar sobre esa realidad, si de representación se habla, entonces hablaríamos de otros como el cuento, la novela o el teatro. Sobre el yo como nosotros, Ortega y Gasset tiene unos señalamientos muy interesantes en la Deshumanización del arte, ahora mismo no recuerdo el ensayo, pero lo voy a buscar. Aristóteles mismo nombra al poeta filósofo de lo natural, en la poética así que hay mucha tela que cortar de tu comenterio y amplio Bagaje para teorizar o debatir. No obstante, siempre hay espacio para la reformulación, pero en el Olga Nolla no creo que halles el espacio, a menos que el jurado que te elija sea igual de revolucionario. Jocelyn es una gran poeta, logra someter su trabajo a una estilistica aprobada por el canon y con ello logra entrar a su círculo. Es ahora que espero su poesía magistral.

W.B. said...

Creo que llegué tarde a este blog, porque ya no funciona el enlace al 'Sistema de Nomenclatura Binomial'. ¿Cómo puedo hacer para leer ese poemario, Elijah? Le tengo muchas ganas.

Saludos.