Monday, January 09, 2006

el olor entre las piernas, cap. 65 Queenbee Chinese Rose Soap, 3x$1

El olor entre las piernas, cap. 64, Queen Bee Chinese Rose Soap, 3 x $1

La única alternativa que me deja la ciudad durante la Navidad es huir de ella. Me refugié en casa de mi pariente, en Coamo, y me prometí sobrevivir este invierno haciendo turismo interno. Hacia tiempo que quería ir a Barranquitas a ver la nueva bioblioteca de la plaza del pueblo, así que hoy fuimos mi pariente y yo.

Sucede que el camino de Coamo a Barranquitas está plagado de curvas que más bien son U-turns, y después de pegarle par de gritos a mi pariente por no estar pendiente de la carretera, llegamos a un punto en la carretera desde el cual se veía perfectamente el Cañón de San Cristóbal. Nunca había visto algo tan majestuoso. Tiene que ver con tanta tierra abriéndose para tragarse el mundo. Creo que mi ánima general en invierno es eso, tirarme de cabeza al cañón y dejar que la tierra se abra y me trague.

Un poco más adelante había una tienda a mano izquierda cuyo nombre estaba cubierto por pinturas enmarcadas, soles y lunas en cereamica y muñecas de porcelana. Me pareció genial la mezcla tan distintiva de productos a vender que ofrecí ala tienda. Seguimos nuestro camino a Barranquitas, y no se nos hizo difícil encontrar la tan pequeña plaza. Era un paraíso en medio de tanto verde, tan arriba cerca del cielo. Eso es la plaza de Barranquitas: un pedazo de cielo, muy decorado, en algo se me parecía a los griegos, debió haber sido el mármol en las escaleras y el piso, el granito, o el precioso gazebo que pusieron en el medio ataviado de cuatro estatuas romanas. Con los adornos de Navidad se veía regia. Con la bioblioteca nueva, se veía magnífica.

La biobliteca se erige justo al lado del Centro Cultural. Su fachada externa es de cristal, sus sillas azules con lámparas azuels en mesas blancas, una bella escultura colgante de varias capas de cristal de colores y diseños atrevidos para una biblioteca, la cual parecía realmente una obra de arte en sí misma. En la fachada exterior, cae un frontón magnánimo, con magnánimas palabras escritas en él, que por haber sido dichas por don Luis Muñoz Marín, no les presté atención alguna. Tuve que acordarme varias veces de que estaba en el pueblo natal del póstumo, para no meter la pata como lo hago siempre y decir alguna estupidez en su contra. Después de todo, el museo de Luis Muños Marín estaba exactamente detreas del Centro Cultural, que junto con la bioblioteca nueva, permanecían cerrados, porque son administrados por el Instituto de Cultura Puertorriqueña, que está de vacaciones en estos días, hasta el 10 de enero. Fui a la alcaldía a ver si alguien me abría la bioblioteca y me daba un tour. Después de todo, estaba haciendo turismo interno. Les dije que había venido de San Juan, que soy maestro en una academia negrera y que no tenía demasiados días de vacaciones para malgastar dándome semejante viaje desde la capital.

-¿De veras? ¿Desde San Juan? –me preguntó la dependiente de la alcaldía muy entusiasmada, demasiado diría yo, pues se reía muy pervertidamente, mientras le decía a su compañera de trabajo, -¡Mira! ¡Vienen desde San Juan!

No me abrieron la bioblioteca. Así que nos fuimos a caminar por las tiendas de alrededor de la plaza. Entramos a una que se llama SUPER GANGAS, que es como un 1,2,3 pero más isleño, más de campo, relleno de todos esos juguetes trilili bien baratos que los niños odian y a los adultos les resuelve, especialmente en épocas como ésta. Tenía un rack completo de figuras de acción de 8” de Spiderman, mal pintadas, sin nada de realismo… bueno yo no estaba esperando encontrarme con alguna que otra colleción de MacFarlane, pero inclusive, en la entrepierna de los Spidermans se notaba claro el mecanismo de rotación. Spiderman action figure: 3 X $2.50. Me imagino que las abuelitas del pueblo hicieron su agosto en diciembre.

Allí había un hombre que me imagino que era el ventiúnico maricón del pueblo. Tenía preciosos ojos azules, un rostro bastante hermoso, y un cuerpo descojonado, que no se sabía donde terminaba el cuello y comenzaba la barriga. Se nos quedó mirando a los ojos a mí y a mi pariente, hasta que decidimos irnos de la tienda. De salida fue que los vi. Un paquete de jabones Queenbee Chinese Soap. 3 X $1.00.Los había de eucaplito, rosas, pachoulí y sándalo. Como las últimas dos no me gustan para nada, me decidí por los primeros, los cuales estaban envueltos en precioso papel chino verde y magenta respectivamente. Se me ocurrió que podría tratar de desenvolverlos cuidadosamente y coger el papel para hacer origami, hasta que me acordé de que nunca me ha salido bien, tan siquiera un avioncito de papel.

9 comments:

MaReS said...

Asi son los pueblos del centro de la Isla, guardan un aura de misterio muy particular, sobre todo en sus tienditas de cositas baratas, donde puedes encontrar muchas curiosidades.

ojitos said...

pues para que veas lo bueno q es cuando hay una persona q sabe disenhar algo: la bibliteca de la q hablas gano hace poco un premio en la bienal de arquitectura de puerto rico...su autora esblanquita clazada...encuanto al resto de la historia, me parece interesante, como dice mares, q en los pueblitos del centro de la isla, se mantiene esa aura de lo familiar...a mi me pasaba lo mismo cuando iba a anhasco a pasar las vacaciones con los abuelos.
saludos chico!

elijah snow said...

wait!!!!! el arquitecto de esa bib no es carlos amador?!

ojitos said...

nope don elijah...fue blanquita calzada :)

aqui puedes encontrar info sobre la artista del vitral de entrada, ivelisse jimenez:

http://www.artepublico.puertorico.pr/html_espanol/ambitos/centros_urbanos/barranquitas/index.htm

y aqui sobre la premiacion de la biblioteca de blanquita y su premiacion en la bienal de arquitectura el anho pasado:

http://www.endi.com/magacin/2005/10/30/index/306408.asp?category=Magac%C3%ADn&title=Arquitectos+al+aire+libre&artdate=2005/10/30

todas mujeres!!! ya era hora! :)

elijah snow said...

pues si, a la verdad que ya era hora. pues para que sepas, el trabajo de ambas quedo cabron. la palabra es impecable. es impresionante.

Manuel Armando Clavell said...

creo que es uno de los proyectos de arte público, ¿no? De LMM a Sila un espacio de libros es.

ojitos said...

si manuel, el proyecto de arte publico es la instalacion de la ivelisse, que queda en el ventanal de la entrada de la biblioteca...en ese caso , el dinero fue bien invertido ;)

Yolanda Arroyo Pizarro said...

de las cosas que una se entera!!! besos elijah.

Lord Picis said...

fuiste elegido, jejeje, visita mi blog!!