Tuesday, July 05, 2005

el olor entre las piernas, cap. 37 AVON CALLING!

el olor entre las piernas
cap. 37
Avon Calling

La mejor forma de saber cuando es ya parte de un equipo de trabajo es cuando te enseñan el libro de Avon. Me sucedió el día de hoy, mi segundo día de trabajo como Data Entrist en Santillana. Trabajo con mujeres y soy el único varón. Nada más con el testigo. Lo que me lleva a Edward Scissorhands y lo carnavalesco en Tim Burton. ¿Cómo no me van a gustar sus películas, sobretodo cuando el carnaval es aquí y ahora, el carnaval lo hacemos nosotros, la aburrida gente normal, común y corriente, de colores pastel?

Sucede que cogí 6 desodorantes de a dólar, por aquello de cooperar, pero también con una mezcla de sentimientos extraños, como por ejemplo, si yo fuera una Barbie, en momentos como este, sería Barbie Corporativa. Sucede que así son las cosas en este gran país, que es una gran ciudad, realmente.

Hace casi un año que le compré un arbolito a mi pariente para sembrarlo en la casa. Es necesario ver la falta de observación por parte de ciertos individuos. ¡Que no es un flamboyán, hostia! –terminé gritándole a muchos.

Se trata de una “retama San José”. Hace falta ser más cuidadoso a la hora de comparar ambas plantas. Primero, el flamboyán y la retama son, obviamente, dos especies distintas. El flamboyán es un árbol. La retama es un arbusto. El flamboyán crece en forma de sombrilla, asimismo sus raíces, siendo esta la razón primordial por la cual rompe las aceras. La retama crece en forma de copo/columna, lo mismo su sistema de raíces, que por ser arbusto, no rompen las aceras. El flamboyán produce flores rojas o anaranjadas. La retama produce pequeñas florecitas de color violeta/blanco.

Sucede que estoy harto de que a mi pariente venga gente que supuestamente “sabe de plantas”, a decirle que ese flamboyán le va a tumbar la acera, que ¿cómo se le ocurrió sembrarlo al frente de la casa?, que ese palo se le va a quedar con todo. Nadie, sin embargo, se detiene a fijarse en que el arbustito que yo compré en la Estación Experimental de Río Piedras, luego de una larga charla con el dependiente, tiene hasta las hojas distintas. Las del flamboyán son diminutos, mas no realmente, porque cada hoja de un flamboyán es realmente miles de hojitas conectadas por un filamento. Son grandísimos los filamentos de un flamboyán, mas no es ese el caso de la retama, que sí tiene filamentos, pero sus hojitas se pueden contar, de tan pequeños sus filamentos. El colmo de la situación fue ver a mi pariente arrancarlo de donde yo, con tanto amor, lo había sembrado. Porque mi hermana me dijo que eso es un flamboyán. Porque el vecino que es agricultor, me dijo que es un flamboyán. ¡Pues todos los cabrones que piensan lo mismo me la sudan! Porque después de todo, vivimos en una gran ciudad donde sólo eres parte de ella si coges productos Avon; una maldita ciudad donde nadie sabe la diferencia entre un flamboyán rojo y uno azul (el azul no es realmente flamboyán, es otra especie llamada Jacaranda [su nombre científico], y el rojo se llama Delonix regia; el rojo, como ya dije crece en sombrilla, el azul en forma de columna, las hojas no son iguales, etc.), y sobretodo, en un maldito país donde todo el mundo conoce sobre cualquier tema a medias sin realmente saber un carajo.

4 comments:

xavierin516 said...

Ojalá y el arbusto se adapte al nuevo espacio al que lo obligó a vivir tu pariente gracias a los consejos de los mediosabios de la ciudad/isla, como parece que te estás adaptando tú a tu nuevo trabajo, con la compra de productos Avon...

Mis mejores deseos a los tres.

Un abrazo jacarandoso.

MaReS said...

La verdad es que encontre esta pagina por casualidad al leer el comentario dejado en la pagina de Imhotep, buena pagina realmente me ha gustado, ademas de que las experiencias son bastante buenas y dejan alguna que otra enseñanza. Ahh por cierto, buena forma de escribir.

Imhotep said...

Hola Elijah. Cuando puedas pasa por mi página, te dejé una contestación a tu oferta. Me agradaría mucho que me ayudaras, pero eso tiene condiciones. ;) Espero respuesta, Imhotep.

Imhotep said...

Hola Elijah. Me gustaría que me contactaras. Envíame un e-mail a la dirección que aparece en mi perfil. Déjame tu teléfono, me gustaría conocerte y que me prestes el libro que ofreciste. Tal vez sea el momento de atreverme a hacer otras cosas para mi escritura.